Empezando el año: 2016 Bienvenido!

La verdad es que me cuesta mucho sentarme a escribir, aunque hace varios días donde me he replanteado el  volver al blog, con lo que surja, no quiero volverme monotemática creo que es  por eso que no escribí seguido.

El año pasado fue un año bisagra, clave en mi vida…Hoy puedo hablarlo con más soltura: tuve principio de depresión…Jamás pensé que a los 35 años me pasaría algo así, el estar meses en reposo debido a la caída (desplazamiento de rótulas y demás) fue lo que detonó ese estado, comencé una terapia con médico psiquiatra…No digo que tenga una personalidad muy jocosa ni pum! para arriba pero siempre la remé y por sobre todo la luché pero en esos momentos no me daba cuenta que estaba tan mal, tampoco veía una salida, nada, estaba en un círculo vicioso en el cual me hundía día tras día. Aclaro que siempre quise vivir, solo que no encontraba el sentido…Sinceramente “no veía más allá de mi nariz”, como se dice.

Tuve el apoyo incondicional de mi familia y de amigos, venían a verme, creo que, inconscientemente se turnaban para venir a casa o para hacerme salir y distraerme un rato.
El comienzo de ese camino fue: empezar un tratamiento clínico (el cual continuo pero no es eterno), ir a una nutricionista porque no podía bajar de peso sin ayuda (bajé 7 kg), volver a viajar sola (con mis limitaciones pero pude tomar la decisión de hacerlo), fui a mi lugar en el mundo, donde me iba a sentir segura: San Martín de los Andes, en donde mis amigos me cobijaron, cuidaron y ayudaron a sanar…


Seguí (sigo) mi tratamiento kinesiológico como rutina y voy viendo sus resultados. Pedí volver a trabajar, aceptando la condición de hacerlo en “tareas diferentes transitorias”, me costó mucho asumir esto pero era la única forma de volver a mi trabajo…Y les puedo asegurar que volví con unas energías que ni yo creía que podía tener…

Puse énfasis a mi costado artístico (talleres y la creación de objetos)…

Aprendí a manejar (me costó muchísimo, más allá del problema físico! Ja)…Pude comprarme mi autito...Enseguida no pero hoy en día me da una libertad de movimiento inimaginada.  



Después de muuuuchos años estuve en PAZ con mí ser en las Fiestas de Navidad y Fin de Año. Mi sobrina pasó Navidad con nosotros y para Fin de Año decidí ir a pasarla al Sur…surgió todo bastante rápido sin demasiada planificación y fue uno de los mejores Fin de Año de mi vida, una cena sencilla, íntima diría (aunque una parte trabajaba esa noche, también) la pasamos genialllll!, a pura risa, distendidos, con mucho amor y cariño, en “familia”…Luego siguieron mis vacaciones allá y acá también, me propuse pasar un Enero diferente, sin padecimientos ni quejas, mas allá de tanto calor le busqué la vuelta: invertí en un aire acondicionado para mi comedor y fui mucho a la casa de mi hermano, que tiene pileta y está en una zona no urbana, cerquita de Rosario, allá siempre es un poquito más fresco…Fui y vine, tomé mucho sol (como nunca!). Me divertí, me distendí y la pasé bien: conmigo misma como antes o mejor!, con amigos y en familia.
Les muestro algunas fotos (mezcladas) porque así fue este tiempo intenso de mi existencia.







Este tiempo de pensamientos libres y dejar fluir me permitió pensar en comenzar otra carrera, mi principal temor era que se me fueran muchos años cursándola…No pierdo nada en comenzar, después veremos, Profesorado en Artes Visuales, me gusta el arte, o por lo menos algunas de sus expresiones, y la docencia la llevo en mi alma. Si no será mi profesión por lo menos será mi hobby.



Hoy, a la distancia (aunque en tiempo no es mucha) agradezco a Dios por haberme permitido todo esto, lo malo y lo bueno, que no deja de ser la Vida misma… Aprendí a valorar más las pequeñas cosas, lo cotidiano. Las amistades que forjé a lo largo de mi vida, la incondicionalidad de mi mamá, mi hermano y el amor infinito de mi sobrina, que muchas veces era mi único aliciente, de los logros (no sin sacrificio y mucho apriete económico) pero pude hacerlo!...





Perdón pero este post se fue en extensión. Sentía que si no les contaba todo, era ser hipócrita con ustedes que también me hicieron el aguante desde el otro lado de la pantalla, con sus palabras de apoyo y la buena energía (que se siente de este lado!).  Y mis silencios. Este mundo blogger me permitió y permite pensar en otras cosas, las leo aunque comente poco, me voy poniendo al día con las lecturas de sus blogs.

Gracias infinitas por estar!... y si leíste tooodo este post mereces mínimo una semanita a unos 24º, por lo menos para las que estamos en estas latitudes! Jaja.

Buena semana.

Cariños.

Vero.
Veronica Godoy. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.