Barajar y dar de nuevo...

En eso sigo, de a poco y de a pasos cortos...como me aconsejó mi doctor.
Y es donde uno va viendo algunos objetivos logrados.

En este dar de nuevo me enfrenté a tomar decisiones nuevamente, cosa que había dejado de hacer...
  • Sigo tomando confianza con mi auto y en el manejo. Realmente es una independencia distinta.
  • En un momento de locura total, decidí parar la pelota e irme unos días. No solo cambié de aire sino que paré de pensarrrr!, todo un logro en mí. A cambio tuve muchos días de decir pavadas a borbotones, risas a carcajadas, explorar mis límites psíquicos y físicos, darme cuenta de que realmente se puede, que voy a lograr realmente recuperar mis rodillas, aunque ello lleve su sacrificio y tiempo. Hay veces hay que salir del círculo vicioso para ver un poquito más allá. Me dejé mimar y acepté la ayuda que me ofrecieron...


  • Fui a yoga por primera vez, para mí había un solo tipo de Yoga pero no, el que practiqué me encantooo. Volví fascinada, la profe de allá me hizo el contacto con una de acá y ahora pude comenzar. Estoy en un viaje para mis adentros, dejando de reprimir mi espiritualidad, dejándola aflorar, de a poquito vamos queriendo.
  • Volví inspirada: con las manualidades, retomé el crear objetos lindos para mí. A activar mi vida social, retomar el contacto con el afuera.



  • Leí muchísimo, entre ellos: lo devoré en casi tres días el último libro de María Dueñas: La Templanza.Mezcla de novela romántica, bien llevada, no cae en el típico juego erótico...con una trama más que llevadera, descriptiva de la época de bonanza minera en México y la época indenpendentista del país americano, de la Cuba colonial, aristócrata y sus sucios negocios...de la desesperación de las personas ante las adversidades económica que nos pone la vida y la forma por tratar de resolverlas, las apariencias por no demostrar la decadencia ante la sociedad...las situaciones que surgen rozando lo no moral para poder recuperar esa tranquilidad que nos da lo económico.
    Las situaciones familiares, que hay veces son las ataduras más duras de cortar en el pasado y lo que aferra a él en el presente...buscar la forma de saldar deudas de la mejor manera posible no suele ser tan fácil.
    La edición está muy bien cuidada, las hojas de guarda tienen unas hojas de parra acuareladas: bellísimas...

Espero ponerme las pilas y armar un post sobre deco en San Martín de los Andes, tengo un montón de fotos acumuladas! 

Gracias por pasar.
Cariños.
Vero.
Veronica Godoy. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.